Prestamo Finalizado
Prestamo Finalizado



Prestamo Finalizado

El préstamo finalizado es un tipo de préstamo qué viene generalmente realizado en un detallista de cosas y servicios para permitir al propio cliente de adquirir una cosa o un servicio a plazos, es decir aplazando el precio de adquisición según las reglas del crédito al consumo.

El detallista de hecho estipula una o más convenciones con uno o más institutos financieros qué proponen préstamos a los propios clientes, recibiendo el pago del bien adquirido, junto a una comisión para procurar el cliente.
El importe para el pago del bien entonces viene pagado directamente al detallista qué se encarga de instruir los documentos y a presentarlos a la financiera qué valorará la solicitud de crédito.

El cliente (quien compra a plazos), no ve ninguna suma de dinero circular sobre su propia cuenta, como en el caso del préstamo personal, pero podrá llevar a casa el bien anhelado consciente de haber tenido acceso a un préstamo, con tanto de plazos mensuales de pagar no más al detallista, pero directamente a la financiera.

En en préstamo finalizado entonces el contrato de adquisición de la cosa y el contrato de financiación son diferentes y distinguidos.


El contrato de adquisición de la cosa o del servicio concierne la relación entre el consumidor y el vendedor y es concluido al momento de la firma de financiación, es decir cuando la financiera paga por nosotros el precio entero de la cosa adquirida en el detallista.

En cambio el contrato de financiación concierne el cliente, qué se va a casa con la cosa y el contrato de préstamo finalizado, y el banco o la financiera, qué ha pagado en antelación lo qué nosotros habemos adquirido.
Es útil acordarse de éste particular cuando la cosa adquirida presenta algunos defectos.
En éste caso interrumpir por ejemplo el pago de los plazos iría a incidir en la relación entre nosotros y la financiera, y no entre nosotros y el comerciante, el cuál se sale de la relación con el cliente con la conclusión del préstamo finalizado.

Lo de no pagar los plazos iría a incidir en la relación cliente-financiera y entonces sobre nuestra fiabilidad crediticia y sobre la posibilidad de conseguir en futuro otros financiaciones de otros bancos o otras financieras. Nuestra relación con el detallista, en respeto al ejemplo de la cosa adquirida y defectuosa, seguirá entonces las reglas de la garantía de la cosa, pero no sobre aquéllas relativas al pago de los plazos, qué irán en todo caso honrados.

Es entonces importante tener claro el hecho qué las relaciones establecidas no lian cliente y detallista que, por tramite de convención, procura (ademas de vender de hecho su producidos) un cliente (nosotros) a la financiera, que se encargarà de pagarle una comisión para el cliente procurado.
Este es muy importante de hecho porque no es cierto qué la cosa vendida a plazos sea en realidad muy conveniente por quien compra!
Es también posible qué las ventaja sean todas a favor del detallista qué, ademas de vender su producto, recibe una conspicua comision.

DISCLAIMER




Quiénes somos

Prestamo Finalizado

Contáctenos


©2011 LOS PRESTAMOS – Todos los Derechos Reservados - Politica de Privacidad